miércoles, 21 de octubre de 2009 |

SANTIAGO. Las protestas callejeras se intensificaron ayer en Navarrete por la muerte del dirigente popular Jonathan Durán Colón, de 23 años de edad, quien supuestamente fue ultimado por la Policía el pasado lunes.El dirigente popular fue sepultado ayer por una multitud en el cementerio municipal de Navarrete, donde luego del sepelio fueron detonadas varias bombas caseras y se escucharon varios disparos.

Los familiares de Durán Colón solicitaron al Ministerio Público esclarecer la muerte de su pariente, quien era el vocero del Frente de Lucha Jesús Diplán (Freljud).
En la tarde de ayer, todos los establecimientos comerciales de Navarrete mantenían sus puertas cerradas ante la situación de tensión que se vive en esa localidad.De su lado, el arzobispo de la Arquidiócesis de esta ciudad, Monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio, lamentó que en las protestas que realizan comunidades en demandas de obras sociales se pierdan vidas y se destruyan bienes. Asimismo, Monseñor llamó a las autoridades del Gobierno Central a escuchar los reclamos que exige la población sobre todo, las demandas prioritarias.El prelado consideró que las protestas constituyen un método legal de lucha de la población para exigir sus reclamos, pero consideró que los mismos deben ser realizados de manera cívica.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Cargando...