Quince años después y nada.

sábado, 5 de diciembre de 2009 |

 


Quince años después de la desaparición del profesor universitario Narciso González (Narcisazo), el caso permanece aun envuelto en un manto de oscuridad.
Aunque técnicamente se trata de una desaparición, por cuanto nunca fue encontrado un cadáver, es claro a estas alturas que Narcisazo “fue desaparecido”, o sea asesinado o muerto probablemente a causa de una golpiza.
Lo que sí está establecido es que fue detenido luego de que en la revista La Muralla cuestionara los comicios presidenciales de 1994 en que resultó reelegido el presidente Joaquín Balaguer.
Con el paso de los años han circulado versiones de que Narcisazo habría sido llevado en mal estado a un centro asistencial, donde no fue admitido por estar moribundo y con signos de una golpiza, pero esto nunca ha podido ser esclarecido con la debida certeza.
Las comisiones oficiales designadas al efecto no han podido resolver esta desaparición, lo que constituye una afrenta a sus familiares y a los dominicanos amantes de la libertad y contrarios a los abusos.
¿A qué se ha debido la ineficacia o, quizás más propiamente, esta incalificable indolencia? ¿Ha sido fruto de dificultades técnicas insuperables en las pesquisas o de la imposibilidad de llegar hasta ciertos personajes o instancias?
Lo que sí es obvio y que nadie puede negar, a riesgo de contradecir la realidad, es que ha faltado voluntad y constancia para una aclaración seria y contundente que permita establecer responsabilidades y hacer justicia.
El envío del caso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) permite romper esta inercia, que parientes de Narcisazo atribuyen a la falta de interés del Estado dominicano para investigar y esclarecer la desaparición.
En contraposición a esta dejadez u olvido, de tiempo en tiempo en el seno de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), este caso se ha mantenido vigente como un reclamo permanente a las autoridades dominicanas.
Es de esperar, pues, que estemos por primera vez en una etapa seria que permita despejar las brumas de un hecho horrendo.
Fuente: reporteromocano.blogspot.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Cargando...