El Papa Benedicto XVI está reunido desde este lunes con todos de obispos de Irlanda para tratar el escándalo de pederastia

lunes, 15 de febrero de 2010 |

El Papa Benedicto XVI está reunido desde este lunes con todos de obispos de Irlanda para tratar el escándalo de pederastia que ha sacudido a la Iglesia Católica de ese país y que se ha saldado con la renuncia de cuatro prelados.

Los 24 obispos disponen de siete minutos cada uno para dirigirse al pontífice, en un encuentro extraordinario que se prolongará hasta el martes y que busca -como informa el corresponsal de la BBC en Roma, Duncan Kennedy- restaurar la confianza en una iglesia cuya autoridad se ha visto seriamente erosionada.

Se trata de la primera reunión de un Papa con la totalidad de los miembros de una Conferencia Episcopal para tratar casos de abusos sexuales a menores.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media
El año pasado, un informe encargado por el gobierno irlandés reveló que la jerarquía eclesiástica y las instituciones católicas ocultaron durante décadas y de forma sistemática miles de casos de pederastia.


El pasado 11 de diciembre, Benedicto XVI se reunió por primera vez con la cúpula de la iglesia en Irlanda para examinar el tema.

clic Testimonio de una víctima del abuso

Crisis
Entre los prelados que se reúnen con el Papa figura el obispo de Galway, Martin Drennan, quien se ha resistido a dimitir pese a insistentes reclamos para que lo haga.

Hasta ahora, cuatro obispos presentaron su renuncia, y los prelados pidieron públicamente "perdón" a las víctimas y lamentaron haber encubierto los delitos.

No sólo se ha perdido la confianza en los obispos, sino que también hay desconfianza entre los propios prelados
Joseph Duffy, obispo de Clogher
Sin embargo, grupos de apoyo a las víctimas exigen compensaciones por parte de la iglesia y que el propio pontífice pida disculpas a los irlandeses.

La concesión de compensaciones económicas podría llevar a la iglesia de Irlanda a una crisis financiera.

No obstante, como reconoció a la BBC el obispo de Clogher, Joseph Duffy, el peor daño sufrido por la institución ha sido de tipo moral, "porque no sólo se ha perdido la confianza en los obispos, sino que también hay desconfianza entre los propios prelados".

Como consecuencia, la iglesia "ha resultado muy dañada y nos encontramos en una situación muy seria".

Precisamente para intentar restaurar esa confianza es que -como indica Kennedy- el Papa decidió convocar a los obispos.

Fuente:BBC Mundo

0 comentarios:

Publicar un comentario

Cargando...